Técnico de cabecera

Aunque se recomienda para todo tipo de edificación —residencial, comercial, industrial, auxiliar…—, independientemente de su edad y estado de conservación, hay un servicio que nuestro despacho ofrece y que las comunidades, tengan o no administrador de fincas, suelen incorporar aprovechando que se realiza la inspección técnica del edificio: el técnico de cabecera, que se encarga de todo lo relacionado con la reforma, la rehabilitación, el mantenimiento y la inspección del edificio o de una parte de este.

A día de hoy ya son muchas las comunidades que disfrutan de este servicio y que, a través de su administrador o de su presidente, pueden dar testimonio de su buen funcionamiento y de todos los casos particulares que se han resuelto con éxito.

Con un contrato de una duración mínima de tres años, el servicio consiste en designar a un solo técnico como responsable de la comunidad, de manera que se consigue una figura que vela por los intereses de los propietarios y, a la vez, por el buen estado de conservación y la adecuación legal de las zonas comunes de la edificación. Además, la relación con el técnico es directa, ya que los clientes disponen de todas las líneas de contacto necesarias.

Si estás interesado en este servicio, contacta con nosotros sin ningún compromiso: te haremos llegar un presupuesto sin que tengas que moverte de casa.

INSPECCIÓN TÉCNICA DEL EDIFICIO

La inspección técnica de edificios es un sistema de control periódico de los edificios de viviendas mediante el cual se verifica el cumplimiento del deber que tienen los propietarios de conservar y rehabilitar sus inmuebles.

 

Consiste en una inspección visual y no introspectiva del edificio que tiene por objeto determinar su estado actual y orientar a los propietarios sobre las actuaciones que es necesario realizar para cumplir el deber de conservación y mantenimiento del inmueble.

Posteriormente se redacta el informe técnico, un documento normalizado que recoge las características generales del edificio y donde el técnico debe hacer constar su estado de conservación, así como describir y calificar las posibles deficiencias aparentes, constructivas o funcionales que pueden afectar a sus elementos comunes, aunque tenga que accederse por zonas de uso privativo.

 

Finalmente se solicita el certificado de aptitud, documento de obtención preceptiva que resuelve sobre el estado del edificio según las deficiencias detectadas y descritas en el informe.

 

Este documento es obligatorio para todos los edificios plurifamiliares y unifamiliares con una antigüedad de más de 45 años, y se debe renovar cada 10 años en el caso de que las deficiencias detectadas sean leves.

Tanto si se trata de obtener una ayuda o subvención como si el objetivo es garantizar el cumplimiento normativo, danos la oportunidad de ayudarte. Contacta con nosotros y pídenos un presupuesto de honorarios: en pocas horas lo tendrás.

Informe de evaluación del edificio (IEE)

El Ministerio de Fomento ha desarrollado una aplicación informática para que los técnicos puedan rellenar el modelo previsto en el Real Decreto por el que se regula el Plan estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria, y la regeneración y renovación urbanas.

 

En muchos casos, para poder optar a una subvención es necesario presentar este informe.

Si lo necesitas, ponte en contacto con nosotros: te informaremos y, si lo deseas, lo redactaremos y rellenaremos debidamente.